De sentirse bien vestidos con poco


Mientras estaba adelgazando, Billy y la condesa hicieron una expedición a Hermès, donde Billy compró dos cinturones, uno ancho para sujetar el abrigo y el otro estrecho, para ceñir los jerseys. Compró también su primer pañuelo de Hermès. Lilianne le había explicado que, con una falda bien cortada, un buen par de zapatos, un jersey decente y el indispensable pañuelo de Hermès, cualquier francesa se siente tan bien vestida como la reina de Inglaterra, la reina de Bélgica o la condesa de París, esposa del pretendiente al trono de Francia, pues así es como visten estas damas en la vida privada.

Scruples. Judith Krantz

5 comentarios:

dijo...

Con un buen fondo de armario no se necesita más....

dijo...

es que un pañuelo de Hermès viste mucho, jejejeje.

Un abrazo,
Jose

dijo...

Lo cierto es que no deja de ser una revista efectista movida por el marketing hecha a imagen y semejanza de Katie Grand, pero teniendo en cuenta su razón de ser, a pesar de realizar trabajos magníficos, no deja de ser una revista que encajaríamos como "underground" que luego en el kiosko no la compra ni dios! teniendo en cuenta que se venda en quioscos (hecho que desconozco)

Por cierto, entretenidísima la trilogía de Scruples!

J.Barceló

dijo...

Interesante...

dijo...

Marta: ¡Ah! EL famoso fondo de armario...

José: ¡Por supuesto que sí!

Jorge: Francamente, el objetivo de un producto es venderse, ¿no?
Solo he encontrado el I y el II, tendré que buscar el tercero.

Liou: Gracias