La ropa interior

Ropa interior Star WarsLiteratura, adulterio y una visa platino. Carmen Posadas.

Vestirse [... ] no hay nada mejor., con mucho tiempo para pensar y probarse ésta prenda o aquella otra con el espejo por cómplice y la soledad por alcahueta. Y ella, la soledad, es siempre la mejor consejera: “No, no, nada de ropa interior procaz”, dice, “es cierto que a los hombres les fascinan los rojos estrepitosos y los negros putanescos. Pero seamos astutas, querida mía: en una primera cita no conviene nada aparecer como Jean Harlow con sus rasos y mucho menos emular a Jane Mansfield con sus ligueros. No, no, es mucho mejor ponerse algo discretamente sexy, como si no hubiéramos previsto que acabaríamos en la cama. De este modo, el secreto lenguaje de la ropa interior dará a entender: “Oh, qué maravilla, amor, no me esperaba que ocurriera esto”. Porque así hablan por nosotras ciertas prendas muy bien escogidas, prendas inocentes y taimadas, ¿cómo decirlo?, tan Lolitas ellas.



Cuando uno empieza a pensar que ropa interior llevar... no es solo para sí mismo.

6 comentarios:

dijo...

la sorpresa muchas veces está en el interior precisamente...

dijo...

Calamarín: ¿En el interior de la ropa interior?

dijo...

Eso último que está escrito es tan cierto, y por lo menos a mi todavía no me importa que usar, tal vez algún día.

Saludos!

dijo...

Interesante...

dijo...

La ingenuidad bien disimulada es mucho más sensual que la provocación mas exagerada. Cada vez me gusta más este blog. Besos, Marta

dijo...

Juan: Te llegará, como a todos.

Liou: Gracias

Marta: ¡Muchas gracias! La provocación exagerada que a menudo provoca rechazo. La sutileza se cuela sin que te des cuenta.