Fascinación


El mercado global, la gran competencia existente en todos los segmentos, la cada vez mayor exigencia de los consumidores, la saturación de productos y servicios, la dificultad para diferenciarlos con los de la competencia, etc. obligan a no limitarse en la mera satisfacción del cliente.


El marketing del siglo XXI estará destinado a satisfacer y retener a los clientes, es decir, fidelizar, siendo tan importante el conseguir un cliente como retenerlos y lograr que sea fiel a nuestra empresa. Pero, ¿Cómo lograr ese doble objetivo?, la palabra clave es...

fascinar

En función de los niveles de satisfacción y fidelizacion logrados por una empresa en sus clientes, estos se pueden clasificar en: