10/1/2012

On connait pas la chanson III



Hey, I put some new shoes on, 
and suddenly everything is right

A veces la diferencia entre un buen día y un mal día está en unos zapatos, o el pelo, o unos pantalones. Sentirte cómodo, sexy, con confianza, ese es el autentico poder de la ropa. Y es un poder muy democrático: puede lograrlo tanto una camiseta de Inditex como una americana de Tom Ford. 

Yo personalmente tengo mis combinaciones ya preparadas, prendas que pegan, que quedan bien juntas, y si me salgo de ellas, no me siento cómodo hasta que no llego a casa y me cambio. ¿Y vosotros?

5/1/2012

El pañuelo blanco de Hermès

- No creas. En realidad Miranda tiene una ligera obsesión por los pañuelos. - Emily desvió la mirada, como si acabara de revelar que tenía herpes-. Es uno de esos detalles encantadores sobre Miranda que debes conocer. 
[...]
- Miranda siempre, siempre lleva un pañuelo blanco de Hermès en su indumentaria y casi siempre alrededor del cuello, aunque a veces pide a su peluquero que le haga un moño con él o lo utiliza como cinturón. Es su distintivo. Todo el mundo sabe que Miranda Priestly lleva siempre un pañuelo blanco de Hermès. ¿No es genial?


[...] Y unos doscientos pañuelos Hermès de color blanco. Me habían contado que Hèrmes había decidido acabar con la fabricación de ese modelo, un sencillo y elegante recuadro de seda blanco. Alguien de la compañía pensó que debía una explicación a Miranda y la telefoneó para disculparse. Como era de esperar, ella le comunicó fríamente su decepción y compró todas las existencias que quedaban de ese modelo. Dos años antes de mi incorporación a la empresa llegaron a la oficina quinientos pañuelos, y ahora quedaban menos de la mitad. Miranda se los dejaba por todas partes: restaurantes, cines, desfiles, reuniones, taxis. Se los dejaba en los aviones, en el colegio de sus hijas, en la pista de tenis. Sin embargo, siempre llevaba uno incorporado elegantemente a su atuendo. Todavía no la había visto fuera de casa sin pañuelo. Pero eso no era razón para que faltaran tantos. Tal vez Miranda pensaba que eran pañuelos de nariz, o gustaba de hacer anotaciones sobre seda en lugar de papel. Sea como fuere, daba la impresión de que realmente creía que eran de usar y tirar, y nadie sabía cómo sacarla de su error. Elias-Clark había pagado doscientos dólares por cada uno de ellos, pero qué importaba eso; nosotras se los pasábamos como si fueran Kleenex. Al ritmo que iba, en dos años ya no quedaría ninguno.


Yo había colocado las cajas naranjas de los pañuelos en el estante del armario destinado a repartos inmediatos, de donde salían con rapidez. Cada tres o cuatro días, Miranda se preparaba para salir a comer y decía con un suspiro: An-dr-aaa, tráeme un pañuelo.


Me consolaba pensar que me marcharía de allí mucho antes de que se le acabaran. Quienquiera que tuviera la mala suerte de estar ocupando mi lugar ese día estaría obligado a comunicar a Miranda que ya no le quedaban pañuelos Hermès y que no era posible confeccionarlos, importarlos, crearlos, encargarlos o exigirlos. Sólo de pensarlo se me erizaba la piel.


El diablo viste de Prada - Lauren


¿Tienes alguna prenda o complemento que siempre te acompañe e identifique? ¿Cuál es?

4/1/2012

DIY: enmarcar portadas


Estaba yo haciendo limpia de revistas, pensado cuánto me gustaban algunas portadas cuando me ha venido la idea: si se pueden enmarcar pañuelos, ¿Por qué no portadas de revistas?

No tienes más que cortar con la ayuda de un cuter las que te gusten (si eres más "cool" mete portadas de distintos países), enmarcarlas con un marco sencillo del IKEA y colgarlas ordenadamente en la pared. 

¿Casa nueva? ¿Poco presupuesto? Esta es un buena idea para decorar.

3/1/2012

Miss Marple y el feminismo




- Apuesto a que en sus tiempos debía de haber magníficas esposas - Suspiró Dermot Craddock.
- Estoy segura, querido muchacho, que hoy día consideraría usted el tipo de joven a que acaba de referirse poco adecuado para compañera. Las muchachas de antaño no eran intelectuales y muy pocas de ellas poseían títulos universitarios o distinciones académicas.
- Hay cosas preferibles a las distinciones académicas - Repuso Dermot -. Una de ellas es saber cuando un hombre desea tomar un whisky con soda en lugar de té, y ofrecérselo.
Miss Marple le sonrió afectuosamente.


El espejo se rajo de parte a parte - Agatha Christie


Parafraseado a Peter Griffin: ya no queda buen machismo como el de antes.

1/1/2012

Esmeraldas

 Para empezar bien el año, hablaré de esmeraldas, dedicándole este post a una chica encantadora. Y para ello voy a hacer una lista con mis esmeraldas favoritas.

Las del collar de Elizabeth Taylor, o cualquiera otra de su gran colección.


La esmeralda Kokiri del juego Legend of Zelda: Ocarina of time. 



La Kriptonita, o esmeralda extraterrestre 




Y por supuesto, mi preferida: La isla esmeralda.