27/4/2011

Gente de verano





Si es que es bajar por primera vez a la playa, y pensar ya en el verano. Y para mi, pensar en verano, es pensar en películas francesas de los 70. ¿Nadie más piensa que el Tecnicolor hace el verano más... verano? Me gustan el verano idealizado a lo Costa Azúl:
Tomar el sol hasta el cancer, sin preocuparse de las arrugas, fumar cigarros sin parar, dormir la mona en la tumbona y despertar viendolo todo casi en blanco y negro a causa de la luz. Y sobre todo, olvidarse de hombres a lo "Hombres, mujeres y viceversa", para preferir tomarse un ricard con hombres como Delon, Bellmondo, Castelnouvo o Sorel.

20/4/2011

El mechero de Dupont

Todo empezó con el mechero Dupont. 
Había leído sobre él en algún lado, probablemente en algún Vogue de la peluquería. Ella era una “fashionista” por supuesto, pero no veía ningún sentido en gastarse 10 euros mensuales en revistas. Compraba la Elle a veces y muy de vez en cuando el Vogue, porque claro, era Vogue y había que leerlo, o al menos decir que se leía. 
 El mechero había llamado su atención en el momento, pero lo había dejado aparcado en su memoria hasta esa tarde. No sabía por qué pero no había dejado de fantasear con él. Se trataba de un sencillo encendedor de oro ligeramente rosado con un efecto granulado. Resultaba gracioso porque ella no fumaba, pero aún y todo lo quería. Estaba convencida de que su vida sería mejor que ese mechero. ¡Tenía que serlo! 
 Juguetearía con él mientras al tiempo que miraría a su interlocutor de forma enigmática. Como las protagonistas de las películas francesas de los años 70. Le encantaban esas películas, con sus vestiditos y su colorines. Por supuesto no había visto ninguna de esas películas entera, pero era normal, se excusaba con ella misma: resultaban un aburrimiento. Le gustaba pensar que esas películas no estaban hechas para ser vistas como otras películas, eran películas “inspiracionales” como decía a sus amigas, a las que tachaba de incultas.
 Siguiendo esa línea de pensamiento, acabó en Paris. Pensó en lo estupendo que sería pasearse con un abrigo beige, su mechero y unas enormes gafas de sol mientras comía un croissant. No había oído hablar de los macarons, de haberlo sabido, los hubiese cambiado por el croissant. Había llamado a su “cari” y le había sugerido que se fueran a Paris un fin de semana. Sería tan romántico... Tanto arte, tanta belleza y romanticismo. Bueno, no irían a los museos porque a fin de cuentas, ahí solo disfrutaban los intelectuales, y ellos se aburrirían entre tantos cuadros y esculturas rotas. A Louvre si que irían, para sacarse una foto delante de la pirámide de cristal donde se rodó El código DaVinci, pero sin entrar.
 Para comer, se conformarían con algún MacDonalds, ya que, al final, una hamburguesa era mucho más comida que la “comida elegante” y sobre todo, más barato.Tendrían que ir a la torre Eiffel, para sacarse fotos con su “cari” y podérselas enseñar a sus amigas. Le convencería para que le comprara una rosa y así sería más romántico aún. Siguió pensando que, si ponía las fotos en blanco y negro, saldrían mucho más “parisinas”.Después se sentarían en un café típicamente francés y pediría un café mientras sacaba el mechero del bolso. Puede que incluso la confundieran con una auténtica francesa. Aunque eso sí, esperaba que el camarero supiera hablar español, porque tanto ella como su “cari” andaban algo justos de idiomas. A lo sumo un poco de andaluz o español con acento catalán para cuando iban a Barcelona. Tenían mundo, pero no tanto. 
 Sí, un mechero Dupont le cambiaba la vida a una chica. Aunque ella no se gastaría ni loca los doscientos euros que costaba. Seguro que en esa tienda donde había encontrado esa cartera de Louis Vuitton tan ideal, encontraba algo parecido.

19/4/2011

Cómo salir en el Street-Style

Si quieres salir en una foto de Street-Style lo tienes muy facil. No tienes más que restacar las pieles de tu abuela y una camiseta turquesa de tiras tan de los 90 (por alguna razón siempre he relacionado ese color con los 90) . Añádele unos pantalones vaqueros de lo más desgastados y complétalo con unos zapatos bien lustrosos. 

Está claro que a los desfiles la gente va más a ser visto que a ver. ¿Dónde quedó eso de mejor pasar desapercibido por bien que llamar la atención por mal? Mezclar ropas por que sí, no te hace más moderno, te hace ser un dejado. Y cuidado que metro o que bus coges: no todo el mundo entiende "lo moderno"

9/4/2011

Traido por el viento

Si tu también has querido tener una criada como mami
 
Si tu también coges tu fuerza de la tierra, si opinas que la tierra es lo único que vale la pena de trabajar, de luchar y hasta de morir por ella porque es la única cosa que perdura.

 Si sabes que lo que los caballeros dicen y lo que piensan son dos cosas distintas
 Si sabes que una dama no debe ir escotada antes de las tres de la tarde
 Si tambien te han traido un sobrero expresamente de Paris
 Si no le tienes miedo ni al incendio de Atlanta
 Si serías capaz de hacer cualquier cosa por tu hogar
 Si eres capaz de hacerte un vestido con unas cortinas viejas
 Si tu también crees que 20 pulgadas es estar gorda
 Si se los números desaparecen de tu cabeza cada vez que estrenas un sombrero
 Si alguna vez has regalado enaguas rojas
 Si te despiertas de buen humor después de una noche de sexo
 Y si sabes que después de todo mañana, será otro día

Es que eres tan fan como yo de Lo que el viento se llevó

6/4/2011

La garbo y el sombrero

Si tuviera que hablar de Ninotcka desde un punto de vista cinematográfico, diría que es una GRAN película. Porque cuenta con una GRAN actriz como es Greta Garbo. Porque tiene un guión del GRAN Billy Wilder y porque está dirigida el el GRAN Ernst Lubitsch.

Pero no, quiero hablar desde el punto de vista de la moda. Cómo muchas veces algunas personas se olvidan de que una mujer es, bueno, una mujer. Citando a Rita Hayworth: Después de todo, una mujer es... una mujer. Resulta agradable que te digan que lo haces bien
Y en ésta película, la Garbo interpreta a una mujer comunista de las de armas tomar, que al final se pasa al capitalismo. Y el sombrero que se pone es el símbolo de que acepta el capitalismo con sus adornos superfluos y totalmente necesarios.


Pero no, quiero hablar desde el punto de vista de la moda. Cómo muchas veces algunas personas se olvidan de que una mujer es, bueno, una mujer. Citando a Rita Hayworth: Después de todo, una mujer es... una mujer. Resulta agradable que te digan que lo haces bien
Y en ésta película, la Garbo interpreta a una mujer comunista de las de armas tomar, que al final se pasa al capitalismo. Y el sombrero que se pone es el símbolo de que acepta el capitalismo con sus adornos superfluos y totalmente necesarios.


Combinando las dos ideas, algunas personas olvidan que la ropa, a pesar de que puede transmitir muchísimo (el paso al capitalismo, el estado de humor, el gusto…) es solo eso : ropa. Y por que la Garbo decida ponerse un ridículo sombrerito no significa que se vuelva menos eficiente. Que una mujer disfrute llevando un precioso vestido de primavera un sábado no quiere decir que sea peor ingeniera.
La ropa no cambia al que la lleva, sigue siendo la misma persona. La ropa es solo una decisión.

5/4/2011

Edith Head, Holywood y la burguesía

Edith Head es uno de esos personajes que siempre me han interesado pero de los cuales nunca consigo encontrar demasiada información. 
Diseñadora de vestuario en Hollywood, trabajando con Hitchcock o Audrey Hepburn. En mi modesta opinión, supo mostrar la auténtica vestimenta de la época, no como en otras peliculas donde a los actores se les viste de una forma bastante irreal. 
Es sus diseños podemos ver el auténtico estilo de la burguesía de la época. Ver El hombre que sabía demasiado es como ver fotos de cuando mis abuelos eran jóvenes.